< Volver a blog sobre aplicaciones móviles

Fases de financiación de una aplicación

Hacer negocio con una aplicación, ya sea para venderla más tarde o no, va más allá de tener una buena idea. Tener tu propio negocio y emprender en aquello que crees puede ser muy gratificante si cuentas con una buena idea. Sin embargo, también se trata de tener determinación, tiempo y unos inversores detrás que te acompañen durante todo este proceso. De nada servirá que tú creas en tu idea si nadie más lo hace. Como en otros sectores tecnológicos, el apoyo financiero externo es determinante a la hora de poner en marcha una aplicación. ¿Quieres conocer cuáles son las fases de financiación de una aplicación?

Hasta hace algunos años, encontrar financiación para este tipo de desarrollos tecnológicos era prácticamente misión imposible y la opciones de recaudación de fondos eran muy limitadas. No obstante, el panorama ha evolucionado y hoy en día existen muchas formas de financiación a la hora de hacer despegar una aplicación. No hablamos de poner en marcha una app y dejar que te haga millonario al estilo WhatsApp pero sí de obtener una gran rentabilidad si vendes tu aplicación en el momento adecuado. ¿Cuál es ese momento?

Una parte importante para comprender cómo funcionan las fases de financiación de una app es saber dónde encontrar inversores que crean en ti y cómo están estructuradas las rondas de inversión. Estas son algunas de las fases de financiación de una aplicación en las que puedes recaudar capital para tu idea de aplicación móvil:

 

Fases de financiación de una aplicación: Capital pre-semilla (pre-seed)

Amigos, familiares y colegas

Una buena manera de conseguir algo de financiación para tu aplicación es recurrir a la ayuda de familiares y amigos. Esta es una de las primeras fases de financiación de una aplicación. Las personas que conocemos y en las que confiamos serán la primera linea de financiación para tu proyecto. Puedes explicarles tu idea, obtener comentarios honestos y aprender a perfeccionar tu discurso de venta de cara a futuros inversores con los que no tendrás tanta confianza.

En este punto es importante que estudies cómo les vas a presentar tu idea y hacerlo con la misma seriedad con la que lo harías si se tratara de alguien que no conoces. Tienes que estar preparado y vender tu idea lo mejor posible. Para ello, lo mejor es que te prepares una presentación lo más formal posible y que, a través de diapositivas y de manera gráfica, expliques tu proyecto.

También puedes asociarte con otra persona y compartir la mitad del capital inicial del proyecto para trabajar así de manera conjunta. Pero recuerda, si compartes riesgos, también compartes beneficios.

 

Fases de financiación de una aplicación: Capital semilla (seed)

Después de haber tanteado el mercado, es hora de plantar las semillas, y nos adentramos en la segunda fase de financiación de una aplicación. Casi el 29 por ciento de las start-up fracasan porque se quedan sin capital mientras se inician. Una financiación inicial le permitirá a tu proyecto financiar su coste de lanzamiento. ¿Qué tipos existen?

 

"Angels investors"

Los “ángeles” son inversores externos que compran acciones de tu empresa pero con condiciones más formales que si lo hiciese un socio conocido. Es decir, son personas tienen capital personal reservado para invertirlo en empresas emergentes o ideas prometedoras. Por norma general, este tipo de inversores cuenta con un capital elevado para invertir. Hablamos de empresarios exitosos o propietarios de negocios que quieren ayudar a otros a tener éxito tal y como lo hicieron ellos en su día (de ahí el apelativo “ángeles”).

Estos inversores pueden trabajar solos o en redes donde aúnan su capital para realizar inversiones que consideren valiosas. Las redes pueden proporcionar más capital y pueden ser más fáciles de administrar, ya que existe una fuente de dinero, en lugar de tener que trabajar con varios inversores individuales. En el mejor de los casos, los “ángeles” también aportarán un papel práctico en tu proyecto, ayudando a administrar las operaciones para asegurarse de que su inversión sea más segura y rentable y utilizando sus redes sociales para brindarte apoyo y asesoramiento.
 

 

Fases de financiación de una aplicación: Fase de crecimiento

Imagina que tu aplicación ya ha salido al mercado e incluso ha recibido descargas. En esta fase de financiación de una aplicación, ha llegado el momento de optimizar operaciones y escalar ventas. Pero para ello necesitarás una financiación todavía mucho mayor de la que has conseguido hasta ahora. A partir de aquí, cada ronda de inversión cerrada se categoriza como Serie A, Serie B, Serie C o Serie D, según la cuantía. En esta etapa de financiación, las iniciativas empiezan con un capital semilla que ronda desde los 500.000 euros hasta los 250 millones de euros.

 

Venture investors

Los capitalistas de riesgo invertirán dinero en tu aplicación solo en función de su riesgo o rendimiento. Por lo tanto, es muy importante convencerlos claramente sobre lo que se pretende lograr con ella a través de informes detallados.

Estos inversores evaluarán el rendimiento y los riesgos comerciales a los que enfrentaría tu app y luego decidirán si invertir o no. Si creen en tu idea, la financiarán.

 

Primeros empleados de la startup

Si esperas tener empleados trabajando en el desarrollo y crecimiento de tu aplicación, lo normal es que reserves un porcentaje (aproximadamente un 20%) de acciones para ellos. Este tipo de inversores aceptará un salario más bajo a cambio de una participación en tu empresa.

 

Fases de financiación de una aplicación: Oferta pública inicial (OPI)

El proceso de Oferta Pública Inicial consiste en recaudar fondos del público vendiendo acciones. Esto significa que el público en general ahora quiere invertir en la empresa comprando sus acciones. Todos los inversores que cambiaron su dinero por acciones tienen la posibilidad de recuperar su inversión, así como alguna ganancia. Algunos inversores pueden retener sus acciones, pero la mayoría de las veces, venden sus acciones al principio para obtener recompensas. El precio de apertura de las acciones de la OPI generalmente se establece junto con la ayuda de un banco de inversión.

Si no quieres abrir un proceso de OPI, también puedes optar por vender tu proyecto íntegramente a alguna gran compañía tecnológica dispuesta a explotar tu nicho de mercado. Tu aplicación ya será más que rentable y tú ganarás una importante suma de dinero con la operación. 

 

Como ves, desde que tu idea nació ha ido madurando por diferentes etapas de crecimiento en las cuales cada vez ha recaudado más fondos en cada fase de financiación de la aplicación. Tu capital, con el que empezaste, se ha ido diluyendo, con la progresiva pérdida de poder que eso conlleva. Sin embargo, sabes que sin esa ayuda tu aplicación nunca hubiera podido alcanzar el éxito que ahora tiene. ¿Ha merecido la pena el camino?

 

Y tú, ahora que ya conoces cuáles son las fases de financiación de una aplicación, ¿crees que crear una aplicación para después venderla es una inversión rentable? ¿Estarías dispuesto a correr riesgos para descubrirlo?